Loading...
Loading...
Además de lavarla de forma regular, podemos adoptar unos hábitos para un mejor mantenimiento.

La humedad y el vapor tan presentes en el baño van en nuestra contra para conseguir tener la cortina de la ducha en perfectas condiciones, por lo que hay que poner especial cuidado en su mantenimiento. Si no lo hacemos, es fácil que acaben apareciendo manchas de moho, un hongo que encuentra en los lugares húmedos el mejor sitio para crecer. Combatirlo no es solo un tema de estética, si no también una cuestión de salud. El contacto con las esporas del moho puede causar problemas de salud como reacciones alérgicas o crisis de asma en personas sensibles. Además, la exposición al moho puede provocar irritación en los ojos, la piel, la nariz, la garganta y los pulmones.

Por todo ello, además de lavarlas con regularidad en la lavadora, hay una serie de consejos que podemos seguir para cuidarlas al máximo y conseguir que estén siempre perfectas: 

Loading...

Aclararla tras cada uso

Después de darse una ducha, pueden quedar restos de jabón o champú en la cortina por lo que debemos aclararla bien antes de salir de la bañera y así evitamos futuras manchas además de eliminar cualquier pelo o partícula que pueda haber.

Estirarla para que se seque

Cuando salimos de la ducha debemos acostumbrarnos a extenderla por completo para facilitar que se seque más rápido y no queden pliegues ya que es ahí donde la humedad queda acumulada y es más fácil la aparición de manchas de moho. Además, una vez que la cortina ya no gotee, siempre es mejor ponerla por fuera de la bañera para que los bajos de la cortina se aireen bien.

Por cierto, no olvidemos deslizar la cortina suavemente, sin tirones, para no acabar dañando el tejido o los aros y la varilla con la que la sujetamos.

Ventilar el baño

Otro habito que debemos adoptar para un óptimo mantenimiento de la cortina de ducha es facilitar que la humedad y el vapor desaparezcan para un secado más rápido. Para ello, abriremos las ventanas o dejaremos la puerta bien abierta hasta que no queden restos de vapor.  

Lavarla regularmente

Y, como hemos dicho al inicio, también es necesario lavar en la lavadora la cortina cada mes para conseguir tenerla en perfecto estado. A la hora de secarla, lo más práctico es colocarla en su sitio, pero si preferimos tenderla, debemos evitar que le dé el sol de forma directa para que no pierda color.

Y si ya hay manchas en la cortina

Antes de meterla en la lavadora, lo mejor es frotar las manchas con un cepillo suave y vinagre disuelto en agua (la lejía también funciona muy bien para eliminar manchas de moho).

Loading...